En nuestro día a día, cada vez más clientes, nos plantean hacer un cambio de bañera a plato de ducha, siempre nos surge la duda si utilizamos la bañera para algo más que para ducharnos y lo poco práctica que es para el escaso uso que le damos, ya que apenas tenemos tiempo para bañarnos, además del derroche de agua que esto nos supone. Los motivos son muchos, accesibilidad, comodidad, espacio, ahorro e incluso costumbres, la bañera es un elemento que con el tiempo está quedando en desuso.

Cambiar nuestra bañera por un plato de ducha, es para muchos de nuestros clientes y para nosotros mismos, una solución ideal, ya que con una pequeña obra rápida sustituimos tu bañera por un moderno y práctico plato de ducha. Los platos de ducha son muy sencillos de instalar y no requieren de grandes obras, como pasa con otro tipo de reformas, por lo que cada día más gente, sobre todo mayor, plantea sustituir su vieja bañera por un moderno y mucho más seguro plato de ducha. Muchos han escrito ya sobre este tema y la verdad es que resulta algo complicado poder aportar cosas nuevas sobre una obra que es relativamente sencilla. Si te estas pensando en realizar este cambio, puedes solicitar un presupuesto sin ningún tipo de compromiso.

Cada caso corresponde a un nuevo proyecto y a una solución diferente, dependiendo de distintos factores como pueden ser el espacio, las necesidades y el presupuesto de cada cliente. El único factor en común, es que para poder realizar este cambio, es necesario efectuar una pequeña obra con el fin de adecuar las instalaciones y el revestimiento.

Personalización

Puedes personalizar tu ducha como tú quieras y en función de tus necesidades. Puedes elegir color, grifos, mamparas y todo lo que se te ocurra. En EA Reformas tenemos un amplio abanico de opciones donde elegir, porque sabemos que el cuarto de baño es algo muy personal. Trabajamos con los mejores fabricantes de platos de ducha, de mamparas para el baño, de muebles de baño y disponemos de personal especializado en muebles a medida para el baño. Con respecto al alicatado también podrás escoger entre montar azulejos, similares al resto del baño para no destacar demasiado o montar planchas de resinas, con una gran variedad de colores, perfectas para evitar juntas y humedades. En muy poco tiempo, podrás estar disfrutando de tu nueva ducha, sin apenas obras ni molestias.

Ventajas

Vamos a enumerar las grandes ventajas de cambiar la vieja bañera por una moderna y práctica ducha, una pequeña obra rápida con unas grandes ventajas.

Reformas: Con el paso del tiempo, la mayoría de nosotros queremos darle un lavado de cara a nuestra vivienda, modernizar nuestro hogar para sentirnos más cómodos en su interior. Optar por un plato de ducha en lugar de una bañera, sin duda dará un toque moderno a nuestro baño y una sensación de amplitud en el mismo, además de ser una reforma sencilla, económica y muy rápida de realizar.

Ahorro: Está más que claro que el cambio de una bañera a un plato de ducha va a ser un ahorro con respecto al consumo de agua, de tiempo y de recursos medioambientales. La ducha requiere mucha menos agua que un baño, por lo tanto, un ahorro considerable en el consumo de agua, un bien cada vez más preciado. El ahorro en tiempo también es considerable, en apenas unos minutos nos damos una refrescante ducha, por el contrario un baño requiere un tiempo para la preparación y después su disfrute, un tiempo que muchos de nosotros no tenemos, o sencillamente queremos dedicárselo a otros menesteres. Este ahorro de dinero y recursos nos ayudará a amortizar la pequeña obra para cambiar nuestro baño por una ducha.

Espacio: Normalmente las bañeras son grandes y ocupan mucho espacio, un espacio poco práctico, sobretodo cuando se trata de baños pequeños. El cambio de la bañera por un plato de ducha nos dará una mayor sensación de amplitud, dejando más espacio para moverse o bien colocar algún tipo de mobiliario que antes no podíamos por falta de espacio.

Limpieza: No cabe decir que es mucho más sencillo el mantenimiento y limpieza de un plato de ducha que el de una bañera. Normalmente la superficie de un plato de ducha es plana y de un tamaño más pequeño que el de una bañera, por lo tanto, un ahorro más en tiempo y dinero para su limpieza.

Seguridad: Con un plato de ducha podemos evitar accidentes en niños, personas mayores o con movilidad reducida. Colocando una superficie antideslizante, evitamos resbalones. Una bañera puede resultar una barrera a la hora de realizar una práctica tan cotidiana como darse una ducha.

Como puedes ver, las ventajas de cambiar la bañera por un plato de ducha son muchas, no dudes en pedirnos un presupuesto personalizado sin coste alguno para poder disfrutar en poco tiempo de tu plato de ducha.